¿Por qué se fortaleció la tormenta Ida en el Noreste tan rápido después de haberse debilitado?

¿Por qué se fortaleció la tormenta Ida en el Noreste tan rápido después de haberse debilitado?

El vecindario de Manayunk en Philadelphia fue inundado por los restos del huracán Ida. AP Images/Matt Rourke

Las lluvias históricas ocasionadas por el huracán Ida desbordaron ciudades en el Noreste del país la semana pasada, golpeando algunas con más de 7,62 centímetros de lluvia por hora. El agua vertía hacia las estaciones de metro de la ciudad de Nueva York y las calles se inundaron hasta los techos de los autos en Philadelphia. La tormenta ya había causado decenas de muertos y estragos en la costa del Golfo después de azotar Louisiana tres días antes como un huracán de categoría 4.

Ida se había debilitado muy por debajo de la fuerza de un huracán cuando llegó al noreste, entonces, ¿por qué igual causó tanta lluvia?

Probablemente, dos factores principales contribuyeron a esas lluvias extremas prolongadas.

Primero, la humedad tropical de Ida interactuó con el desarrollo de frentes cálidos y fríos.

En segundo lugar, aumenta la evidencia de que, a medida que el clima se calienta, la cantidad de precipitación de las fuertes tormentas está aumentando, especialmente en el centro y este de Estados Unidos.

Total de precipitaciones durante 24 horas, 1-2 de septiembre de 2021.
CoCoRaHS Mapping System, CC BY-ND

De tropical a extratropical

A medida que los huracanes se mueven hacia el norte desde los trópicos, a menudo pasan de su característica forma circular a convertirse en ciclones extratropicales con frentes cálidos y fríos que se extienden hacia afuera desde la baja presión en el centro.

Aunque ya no tienen los vientos intensos que tenían en los trópicos, todavía traen humedad tropical. Ese aire húmedo se eleva a lo largo de los frentes y puede resultar en lluvias muy fuertes y duraderas. Eso estaba sucediendo cuando los restos de Ida se movían hacia el noreste.

Los meteorólogos vieron venir el desastre.

Enfatizaron la amenaza de inundaciones repentinas mucho antes de la llegada de Ida, y el Centro de Predicción Meteorológica de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) emitió un pronóstico poco común de alto riesgo de lluvia excesiva para partes del noreste con un día de anticipación.

Las lluvias intensas y generalizadas abrumaron los ríos y los sistemas de drenaje en el corredor densamente poblado de Philadelphia a Nueva York y Boston. Eso provocó grandes inundaciones repentinas y al menos 50 muertes en la región, además de al menos 17 muertes a lo largo de la costa del Golfo..

La ciudad de Newark, Nueva Jersey, registró 21,36 centímetros de lluvia, la mayor cantidad en un solo día, rompiendo el antiguo récord por más de 3,81 centimetros. Las estaciones meteorológicas en la ciudad de Nueva York registraron tasas de lluvia de más de 7,62 centímetros por hora. La lluvia extrema llegó con tornados en varios estados, incluidos Maryland y Nueva Jersey.

Clima más cálido, lluvias más intensas

Las lluvias extremas y las inundaciones repentinas no son nuevas en el noreste y, a menudo, son el resultado de huracanes o sus coletazos. Los restos de los huracanes Agnes (1972), Floyd (1999), Irene (2011), Lee (2011) y Sandy (2012), entre otros, provocaron lluvias e inundaciones generalizadas en la zona.

Sin embargo, los fuertes aguaceros se están volviendo más comunes en la región a medida que el clima se calienta.

Las razones son bastante simples: el aire más cálido suele contener más vapor de agua. Con cada aumento de 1 grado celsius (1.8 f) en la temperatura, puede haber aproximadamente un 7% más de humedad en el aire. Esto se conoce formalmente como la relación Clausius-Clapeyron.

Debido a que la cantidad de lluvia que produce una tormenta está estrechamente relacionada con la cantidad de vapor de agua en el aire, esto significa que, en igualdad de condiciones, es más probable que se produzcan lluvias torrenciales en un clima más cálido. Eso explica por qué se producen fuertes lluvias durante todo el año en los trópicos, y que son mucho más probables en verano que en invierno en Estados Unidos.

Ésta es también la razón por la que se espera que la intensidad de las lluvias aumente a medida que el clima se calienta. Cuando los patrones climáticos que reúnen los ingredientes de las fuertes lluvias, como los huracanes, ocurren en un mundo más cálido, hay más humedad disponible y cae más lluvia. Desafortunadamente, este no es un proceso lineal: un poco de humedad agregada puede provocar mucha más lluvia.

La última Evaluación Nacional del Clima, en 2018, describió una tendencia hacia el aumento de las precipitaciones en el noreste y también advirtió que la infraestructura envejecida en la región no está preparada para manejar el agua.

Cambios observados en las fuertes precipitaciones en los EE. UU., a partir de la cuarta Evaluación Nacional del Clima. Esta figura muestra cuatro métricas diferentes de cambios en las precipitaciones intensas. Por ejemplo, el panel superior derecho muestra que en el noreste de los EE. UU., La cantidad de lluvia en los eventos de precipitación más intensa aumentó en un 55% entre 1958 y 2016.
4th National Climate Assessment

Los huracanes se limitan a ciertas áreas, pero las lluvias extremas de otros tipos de tormentas pueden ocurrir en casi cualquier lugar –- piense en intensas tormentas de nubes durante el monzón de verano en el desierto del suroeste, o en sistemas organizados de tormentas eléctricas como la que causó inundaciones mortales en Tennessee en agosto de 2021.

Muchas comunidades ya son altamente vulnerables al tipo de precipitación extrema que se ha observado históricamente. Las inundaciones siempre han sido un peligro y las lluvias intensas pueden poner a prueba la infraestructura incluso en lugares donde esto ya ocurre con frecuencia. Pero a medida que continúa cambiando el clima, estos riesgos solo aumentarán aún más.

Este artículo fue traducido por Telemundo.

Russ Schumacher recibe fondos de la Fundación Nacional de Ciencias y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica para la investigación de precipitaciones intensas y otros fenómenos meteorológicos de gran impacto.

– This article is republished from The Conversation under a Creative Commons license. Read the original article at Read More

More News Stories

Loading...

More Political News

Loading...